acceso decisores

Cinco proyectos educativos que me inspiran

Luchan contra la desigualdad, el acoso y las dificultades de aprendizaje. Buscan subsanar un problema local de forma innovadora pero ya están inspirando al mundo entero.

¿Cuántas veces oímos la frase: “donde hay crisis hay oportunidad”? Es tan real como trillada. Frente a cada problema o desafío, surge una solución ingeniosa. Y de eso se tratan estos proyectos.

Estas cinco iniciativas abordan problemáticas diferentes, utilizando herramientas y recursos distintos, pero todos tienen algo en común: la educación es su columna vertebral.

KiVa

Para combatir el acoso escolar, este programa se inspiró en la frase de Martin Luther King Jr.: “Al final no recordamos las palabras de nuestros enemigos, sino el silencio de nuestros amigos”. La idea de KiVa es generar un cambio no solo en las víctimas y victimarios, si no en el resto de los compañeros, para que apoyen a los chicos acosados, en lugar de fomentar el bullying. La principal dificultad del acoso radica, justamente, en la multitud indiferente. Y está comprobado que al evitar que los testigos sean cómplices, el acosador pierde su posición de poder.

Además, este proyecto -que surgió en 2006 y fue realizado por la Universidad de Turku junto al Gobierno de Finlandia- aborda la problemática de forma transversal, involucrando tanto a los docentes, como a los alumnos y sus familias.

Propone, en 20 clases, reconocer las distintas formas de acoso y realizar ejercicios para prevenir y erradicar las formas de comunicación violentas y los malos tratos entre pares. Incluye actividades grupales, cuadernos con ejercicios, videojuegos y hasta cine debate. Al mismo tiempo, ayuda a desarrollar estrategias de intervención cuando la situación de acoso está instalada.

Kiva ya se aplica en casi todas las escuelas finlandesas y se exportó a varios países. Según los estudios realizados en Finlandia, mejoró en más de un 90% las situaciones de acoso escolar de ese país.

Avanti Fellows

Este programa educativo surge de la India, donde existe una gran brecha entre la educación pública y privada. Por esta razón, los jóvenes con pocos recursos no suelen llegar con los conocimientos necesarios para ingresar a las universidades. Para subsanar esta problemática, esta organización creó una red de docentes y asistentes sociales que ayudan y guían a los alumnos. “A través de nuestras intervenciones muchos estudiantes se han inscrito en instituciones prestigiosas en todo el país. Buscamos eliminar la desigualdad y la disparidad en la educación”, aseguran desde su web.

Esta organización sin fines de lucro tiene un objetivo simple: brindar a todos los estudiantes la oportunidad de estudiar en las mejores universidades de la India. Implementa una pedagogía única llamada Peer Instructions, un método de enseñanza interactivo que reduce la dependencia del profesor y permite el aprendizaje colaborativo entre estudiantes.

Hoy Avanti Fellows apoya a más de un millón de estudiantes en 21 estados de la India. Este programa, anualmente, llega a 1500 estudiantes con programas presenciales y más de 10.000 gracias a sus cursos online gratuitos. Cuenta con plataformas que incluyen herramientas digitales, una de las más grandes bibliotecas científicas en idioma hindi y hasta canal de Youtube.

Yo también leo

Dos amigas - Marie Anne Aimée y Gemma Fàbregas- crearon Yo también leo, una aplicación móvil para ayudar a leer a los niños con discapacidad intelectual con el fin de potenciar sus capacidades y autonomía.

La idea surgió cuando Marie Anne observó las dificultades de Martina, su hija, para aprender a leer. Es que Martina tiene síndrome de Down y asiste a una escuela regular española, que utiliza el sistema alfabético/fonético para enseñar a leer. “Los niños con discapacidad intelectual aprenden mejor con el método de lectura global, por su fácil comprensión y su base visual entre otras cosas”, explica Fàbregas.

Esta aplicación está diseñada para chicos desde los cuatro años y está basada en el método de lectura global. “Los chicos con síndrome de Down, autismo u otros tipos de discapacidad intelectual no entienden los conceptos abstractos como las letras y las sílabas. Por eso y por su desarrollada memoria visual, el método de lectura global es perfecto para ellos”, señala la fundadora.

Hoy este proyecto, que se usa en varios países, está apoyado por la Universitat Oberta de Catalunya y cuenta con su primera versión disponible. “Las familias pueden descargar sin costo con opción de trabajar el primer nivel con 20 palabras. Además, cuenta con tres niveles, en los que se puede trabajar las distintas fases del método global, y paquetes de vocabulario extra que tienen un costo”, detalla Fàbregas.

Este proyecto ya recibió varios premios y actualmente es finalista del premio al Reto Juntos XXI, de impacto social.

Potrero Digital

Se trata de una red de centros de aprendizaje, diseñada e implementada por Fundación Compromiso. Su objetivo es la integración social de personas mayores de 16 años con escasas oportunidades, para que puedan incorporarse al mercado laboral digital.

Trabaja articuladamente con más de 40 organizaciones sociales y municipios en Argentina, a través de los cuales llega a todo el país. También cuenta con una escuela internacional en Brasil y experiencias piloto en otros países de la región, como México y Chile.

Los cursos, que son cuatrimestrales y gratuitos, ofrecen diferentes capacitaciones entre las que se destacan: Marketing digital, Programación web, Comercio Electrónico y Asistente en Diseño y Animación Gráfica.

“Una vez terminado el curso, los alumnos destacados tienen la posibilidad de ingresar al mercado laboral gracias a Compromiso Digital, una agencia de servicios digitales que ofrece empleo a aquellas personas que iniciaron su recorrido en Potrero Digital”, detalla Juan José Bertamoni, director de Potrero Digital.

Desde su fundación en 2018, más de 3.000 alumnos han participado de estos cursos; 1.300 de los estudiantes fueron certificados y 500 están trabajando gracias a los conocimientos adquiridos. Para 2021 ya están confirmadas becas para 2.200 alumnos mayores de 16 años y 200 chicos de entre 7 y 15 años para Picadito Digital, que son capacitaciones en robótica y programación.

La escuela de Robótica de Misiones, Argentina

Este espacio educativo de gestión estatal ofrece una propuesta pedagógica gratuita sobre ciencia y tecnología. Está pensada para que chicos y chicas aprendan robótica y programación a partir de los 5 años.

Lo interesante es que trabajan con los estudiantes no solo como receptores de contenidos sino como protagonistas en la construcción del proceso educativo.

Si bien la sede se encuentra en Posadas, la propuesta está llegando a alumnos de otras localidades de Misiones gracias a dos proyectos complementarios: “Suma tu Escuela” y “Espacios Makers”. “Suma tu Escuela” busca promover el estudio de robótica en toda la provincia, y los “Espacios Makers” son lugares físicos donde los alumnos trabajan con diferentes herramientas y materiales para construir nuevos desarrollos relacionados con la ingeniería, matemáticas y tecnología, entre otras ciencias.

El plan de expansión del proyecto hacia toda la provincia ya está dando sus frutos. En 2021, cerca de 10.000 alumnos están cursando en la Escuela de Robótica de Misiones, de ellos 6.300 viven en Posadas y el resto reside en otras localidades.

Conclusión

Si algo nos enseñó la pandemia es que la innovación y el ingenio son esenciales para sobrevivir. La educación es uno de los sectores que más tuvo que adaptarse frente a este contexto. Por eso, las ideas e iniciativas creativas son indispensables no solo para mejorar el proceso de enseñanza sino también para adaptarse a una realidad tan inédita, cambiante y desafiante como la actual y futura.

Seguramente hay muchos proyectos que quedaron afuera de esta nota, por lo que, si conocés otro proyecto, te invito a enviarlo a info@fundacionbyb.org.

Cintia Perazo

Cintia es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad del Salvador y Guionista del ISER. Trabajó como redactora, editora y colaboradora en distintos medios gráficos nacionales e internacionales. Hace más de 15 años, escribe en el diario La Nación y además, colabora en diversas publicaciones entre las que se destaca el diario El Cronista, Infotechnology y América Economía... Ver más

Compartir