acceso decisores

Bioarte: el arte de crear obras con organismos vivos

La biotecnología ha producido desarrollos en muchas áreas de actividad, lo que ha generado una masa crítica de científicos y tecnólogos que comienzan a tener una mirada estética de las investigaciones que realizan. Surge, así, una corriente que investiga estéticamente trabajos en el laboratorio para formar, con herramientas del siglo XXI, una nueva expresión artística a la que se da en llamar bioarte.

El arte es una manifestación de las sociedades. A lo largo de la historia de la humanidad, las expresiones artísticas han estado relacionadas con cada momento histórico.

Hacia finales del siglo XX apareció en escena un nuevo tipo de expresión, producto de la proliferación de la biotecnología en muchísimos campos de la actividad humana. Esta corriente artística recibió el nombre de bioarte: arte con organismos vivos.

Las primeras manifestaciones fueron investigaciones muy cuestionadas por el mundo del arte, pero poco a poco ganaron espacio dentro del contexto del arte en nuevos medios y se posicionaron como las más vanguardistas.

Hoy el bioarte es un movimiento artístico a través del cual se reivindica el cuidado del medio ambiente, la evolución humana hacia un ser nuevo, la integración con la naturaleza y una nueva forma de coexistencia respetando el hábitat que nos cobija.

Las investigaciones de los científicos devenidos en artistas y de los artistas contemporáneos que experimentan con nuevas herramientas generan un universo de obras bioartísticas que comienzan en la última década del siglo pasado y proliferan en las dos primeras décadas del siglo que transitamos.

Ese cúmulo de ideas y propuestas, presentadas en un panorama caótico, verborrágico e irracional, comienza en la segunda década del siglo a ordenarse, según criterios racionales, en categorías que los mismos artistas discuten y rechazan.

El ABC del bioarte

Si bien ha habido artistas precursores de esta especialidad del arte en nuevos medios, es interesante tener en cuenta que:

El bioarte, como nueva forma de expresión artística, empezó a finales de los 90. Tiene por base la creación de obras vivas, a través de la manipulación de procesos biomoleculares o de la generación de nuevas formas de vida.

Busca concientizar sobre el cuidado del medio ambiente. Replantea la mirada sobre nuestro hábitat y nuestra relación con las otras especies con las que lo compartimos, y explora las capacidades del ser humano más allá de sus límites físicos, haciendo uso de las tecnologías de su tiempo y evidenciando el contexto histórico, social, ético y político de la humanidad.

Es un movimiento global con artistas y teóricos referentes de todos los continentes. Cabe destacar que cuenta con una fuerte presencia en la Argentina, país al que Daniel López del Rincón (referente iberoamericano) llamó, en abril de 2021, “la capital del bioarte”.

Categorías del bioarte

El bioarte es una nueva corriente artística, representativa de las características de la sociedad de la tercera década del siglo XXI, que comprende diferentes abordajes. Veamos a continuación cuáles son.

Agar Art

Es el arte creado a partir del cultivo de microorganismos en placas de Petri que son utilizadas como lienzos. Imágenes efímeras, formadas por bacterias intervenidas biotecnológicamente con modificaciones genéticas, que develan paletas de colores imposibles en lienzos ínfimos. La American Society for Microbiology realiza un concurso internacional anual, desde el año 2015, para fomentar y difundir esta especialidad del bioarte.

Modelado molecular

Es el género artístico que utiliza aquella parte de la realidad que no es perceptible por los sentidos, puntualmente por el de la vista, dentro del campo de las artes visuales. En el caso de estas obras, que se presentan dentro de la disciplina de la escultura digital, el objeto se construye sobre la base de biomoléculas, cuyo campo visual es menor a la distancia entre fotones. Por tal motivo, solo pueden ser percibidas gracias a la tecnología de la microscopía electrónica, la difracción de rayos X y el soporte computacional gráfico, que permite que sean reconstruidas en la virtualidad. Ejemplo de ello son las obras de Federico Coscio (artista plástico y geómetra).

Biosonificación y biosensado

Estamos inmersos en un planeta repleto de recursos y coexistimos en él con otros seres. Ellos también se comunican, pero lo hacen de maneras que el espectro sensorial humano no puede percibir. La biosonificación busca traducir esas comunicaciones a medios reconocibles para el ser humano. En el caso del biosensado, los artistas realizan exploraciones especulativas de la respuesta de las plantas ante estímulos de la naturaleza o de las modificaciones a esta introducidas por el ser humano. Ambas especialidades buscan dar lugar a nuevas formas de coexistencia entre humanos y no humanos. Ejemplo de ello es la obra Omphalos, de Oliverio Duhalde (director y compositor de orquesta y bioartista).

Biorrobótica y biomateriales

La biorrobótica es la rama de la robótica que se mezcla con la biología para desarrollar sistemas con características biológicas. Cubre varios aspectos, como la creación de prótesis para gente que ha sufrido amputaciones, el trasplante de órganos creados mediante una combinación de células madre y biorrobótica, o el diseño de robots basados en animales, que pueden ser utilizados para buscar supervivientes en edificios derrumbados.

Por su lado, los biomateriales son materiales biofabricados, producidos por células vivas y microorganismos como bacterias, levaduras y hongos. Algunos de ellos ya están en la naturaleza y tienen años de evolución biológica. Los artistas se valen de la biodiversidad para poder replicar aquellos procesos biológicos que les permiten optimizar la producción de ciertos biomateriales en el laboratorio.

Artistas y referentes del bioarte

El bioarte tuvo precursores que se adelantaron en el tiempo, desarrollando obras que en su momento fueron difíciles de interpretar y que ahora, a la distancia, los historiadores del arte las identifican dentro de la especialidad del arte en nuevos medios. Sin embargo, podemos afirmar que el término se utilizó por primera vez, en 1997, para la obra Cápsula del tiempo, de Eduardo Kac. Veamos, a continuación, quiénes se han destacado especialmente en este campo.

Eduardo Kac (Brasil, 1962)

Es el artista referente del bioarte. En 1998 publica un artículo titulado “Transgenic Art”, basado en sus investigaciones acerca de la transgénesis y de una proteína (GFP - Green Fluorescent Protein) que, transferida a organismos como células de mamíferos, insectos o plantas, se expresa emitiendo una luz verde brillante. Eduardo Kac se reúne con científicos del INRA (Institut National de la Recherche Agronomique, Francia), en donde se reproducen conejos transgénicos y, en febrero de 2000, nace “Alba”, una coneja albina transgénica que se presentaría luego públicamente en un festival. Sin embargo, el INRA decide no otorgar la coneja al artista. Por esta razón, Kac produce Rabbit Remix, un conjunto de trabajos realizados en distintos soportes y dispositivos, con la imagen de Alba emitiendo luz verde. De este modo, la más famosa obra de bioarte nunca fue conocida en directo por el público, por lo que la convirtieron en una obra conceptual y en un fenómeno de carácter sociológico. Se puede explorar más aquí.

Stelarc (Chipre, 1946)

Es un artista griego-australiano, cuyos trabajos se centran en la extensión de las capacidades del cuerpo humano. La mayoría de sus piezas tiene como base la premisa de que el cuerpo humano es obsoleto, plagado de limitaciones que la tecnología puede suplir en una tecnoevolución en la que se pueda dar una interacción a nivel biológico entre el cuerpo y los adelantos científicos. Este propósito queda evidenciado en su trabajo Third Hand (“Tercera mano”), en el que adjunta a su cuerpo un dispositivo robótico que simula un brazo humano, controlado por impulsos nerviosos, con independencia de movimientos, muchos de ellos imposibles para la anatomía convencional. Su creación más sorprendente es Ear on Arm (“Oído en el brazo”): Stelarc se implantó una oreja de cartílago humano en su antebrazo izquierdo para expandir sus capacidades perceptivas y las de la gente que interactuara con él. La oreja contaba con un chip con bluetooth que comunicaba vía Internet, a todo el mundo, los sonidos que captaba durante la performance. Se puede explorar más aquí.

Marta de Menezes (Portugal, 1975)

Esta artista explora la interacción entre arte y biología. En su obra Nature? (1999) aplica un enfoque estético al trabajo de un grupo de científicos que alteran los patrones de las alas de las mariposas. Para realizarla, De Menezes utiliza una aguja fina, unida a un generador de calor, que le permite modificar el patrón de una de las alas cuando la mariposa aún está en estado de pupa (es decir, en plena metamorfosis). Este procedimiento no perturba el desarrollo ni la vida normal del insecto, en tanto que lo que provoca la artista es únicamente una alteración a nivel visual. Las mariposas vivas y modificadas se exhibieron en el año 2000 en el festival Ars Electronica, que se realiza en la ciudad de Linz, en Austria. Se puede explorar más aquí.

SymbioticA

Se trata de un laboratorio de investigación artística, que pertenece a la Universidad de Australia Occidental. Allí se analizan la biología y las ciencias de la vida desde un punto de vista artístico, y se ha utilizado para investigar, desarrollar y ejecutar una serie de proyectos de ciencia y bioarte. En el año 2000 fue lanzado como un laboratorio de investigación transdisciplinario para la bioinvestigación creativa, que se relaciona críticamente con los usos contemporáneos de la biología.

Su programa académico ofrece múltiples títulos de posgrado, incluyendo la Maestría en Artes Biológicas (MBA), y en su programa de residencia han participado notables figuras, siendo uno de los principales centros de producción e investigación en bioarte. Se puede explorar más aquí.

Ars Electronica

Es un festival internacional que se realiza anualmente, desde 1979, en la ciudad de Linz, Austria, y reúne a expertos del arte y la ciencia. El festival entrega los premios Prix Ars Electronica en distintas categorías (es el equivalente a los Premios Oscar de la Academia de Hollywood). En 2007 se crea la categoría “Hybrid Art”, dedicada a los proyectos que incorporan robótica, mecatrónica, esculturas autónomas, vida artificial, arte generativo y arte transgénico. En 2019, esta categoría es reemplazada por la de “Artificial Intelligence & Life Art”, dedicada a la práctica y el pensamiento artístico relacionado con todas las áreas de la inteligencia artificial y las ciencias de la vida, como la biotecnología, la ingeniería genética y la biología sintética. La mayor parte de los premios de estas categorías son entregados a artistas relacionados con el bioarte. Se puede explorar más aquí.

Gilberto Esparza (México, 1975)

Es un artista de medios digitales que desarrolla proyectos de bioarte a través de organismos y sistemas, mezclando tecnología, desechos industriales y otros mecanismos para intervenir el espacio público. En 2008 presenta Plantas nómadas, un proyecto que problematiza la contaminación medioambiental. Gilberto ha ganado el premio Vida, otorgado por la Fundación Telefónica y el Golden Nica, que concede el festival Ars Electronica, y es un referente para muchos artistas latinoamericanos que producen en la intersección del arte, la tecnología y la naturaleza. Se puede explorar más aquí.

Daniel López del Rincón (España, 1982)

Es historiador del arte por la Universidad de Barcelona y curador independiente. En 2015 publicó Bioarte. Arte y vida en la era de la biotecnología, el primer libro en castellano dedicado enteramente al análisis y la discusión acerca del bioarte. El texto propone aspectos fundamentales para la comprensión de este género. En cuanto a su rol de curador, López del Rincón se destaca por exhibir obras que revelan las distintas facetas de la naturaleza mediada tecnológicamente. Entre sus muestras figuran: Postnaturaleza (Zaragoza, 2018), Cosas extrañas. Bioarte en la Argentina, junto a Natalia Matewecki (La Plata, 2019) y Postnature. The Future is Present, en el marco del festival Ars Electronica (Linz, 2019). En abril de 2021, López Rincón participa en el lanzamiento del primer libro de bioarte latinoamericano, Bioarte. Poéticas de lo viviente, escrito por la historiadora argentina Lucia Stubrin. Se puede explorar más aquí.

Recapitulando

Sin duda todo está por ocurrir en esta nueva vertiente del arte, ya que se retroalimenta con los descubrimientos que van ocurriendo en el campo de la biotecnología, al tiempo que plantea dilemas éticos que nos interpelan y nos lleva al límite de las definiciones últimas, donde el arte se manifiesta y cobra un rol protagónico.

Por ejemplo, ¿qué pasaría si en un futuro se llegaran a descubrir otras formas de vida, no solo emergentes del carbono? ¿Si se llegara al desarrollo de seres más inteligentes, más perfectos, en una simbiosis humano-máquina hoy ficcionalizada? ¿Si se lograse la producción masiva de alimentos sin sacrificio animal, o se le hiciera una morisqueta a la muerte a través de la criopreservación u otras técnicas en desarrollo, que pudieran extender casi indefinidamente la vida y cumplir un sueño ancestral?

Seguramente, si alguna de estas investigaciones científicas que hoy parecen de ciencia ficción, y que ya el bioarte ha rozado, atravesado y/o cuestionado, llegaran a cumplirse solo en parte, surgirían inmediatamente nuevos e impensables interrogantes y vías de investigación que el bioarte, quizás con nuevo nombre, pero las mismas inquietudes en su afán de abrir caminos y buscar respuestas, tomaría como desafío avanzando por la vía regia del arte, donde todas las preguntas confluyen e interpelan a la sociedad en la que surgen.

Tomás Oulton

Ingeniero civil (UBA), especialista en vías de comunicación. Trabajó en empresas de construcción internacionales. Se especializó en diseño asistido por computadora en España, y pasó a desempeñarse en la industria IT, a partir de 1993, en Microsoft Argentina, a cargo de gerencias regionales. En este período asistió a cursos de programación y control de proyectos, finanzas, marketing, leadership, management... Ver más

Compartir